No hagas planes cuando estés abatido

Si algo aprendo cada vez que paso unos días flojos, es a no hacer muchos planes sobre el futuro, porque seguramente acabaría por autosabotearlo…