Un mundo decreciente

Los budistas dicen que vivimos en un mundo decreciente, de ahí la importancia de contrarrestar esa fuerza decreciente con actitud.